RecetasDeSara.com

Mermelada de tomate

RecetasDeSara
Cocinado por
2 h.
| Comensales: 10 tarros pequeños

Aunque un poco laboriosa de hacer, esta mermelada es altamente recomendable de elaborar, puesto que la diferencia entre la comprada y la casera es abismal. ¿Y la mejor manera de combinarla? Con cualquier tipo de queso de sabor intenso. Pura delicatessen.

Ingredientes

  • Tomate limpio (sin piel ni pepitas) – 1 kg
  • Azúcar – 1/2 kg
  • Zumo de 1 limon

Paso a Paso

  1. Lo primero es pelar el tomate, y escaldarlos nos facilitará mucho esta tarea. Para ello le haremos un corte en forma de cruz en la parte posterior del vegetal y los introducimos en agua hirviendo durante unos 30 segundos. Pasado ese tiempo los sacamos del agua y con cuidado de nos quemarnos le quitamos la piel, que estará medio despegada.
  2. A continuación procedemos a quitarle las pepitas, quedándonos de este modo sólo con la pulpa que es lo que nos interesa.
  3. Una vez tengamos la carne del tomate limpia de piel y pepitas la cortamos en pequeños trozos, que le dará una textura a la mermelada especial.
  4. Ahora es el momento de pesar el tomate que nos ha quedado para poder calcular la cantidad de azúcar que tendremos que echar. Siempre será el doble de tomate que de azúcar, así por ejemplo, para 1 kilo de tomate pondremos medio kilo de azúcar, pudiendo poner de ésta la mitad de azúcar blanca (250 gr) y la otra mitad azúcar moreno (250 gr).
  5. En una cazuela alta pondremos el tomate y el azúcar y dejaremos reposar la mezcla durante 1 hora para que el azúcar se diluya con el agua de los tomates.
  6. Transcurrido ese tiempo, añadimos el zumo de un limón y ponemos la cazuela a fuego medio para que la mezcla se vaya calentando poco a poco y no se queme; y cuando veamos que sale humo subimos un poco la intensidad del fuego y dejamos que hierva durante por lo menos 15 minutos, tiempo en el que no deberemos dejar de remover para evitar que se pegue.
  7. Mientras hierve veremos que en la superficie se forma espuma, la cual quitaremos con la ayuda de una cuchara.
  8. Pasados los 15 minutos, habrá reducido considerablemente el agua, así que bajamos nuevamente a fuego medio y dejamos cocer durante 20-30 minutos sin dejar de remover, o hasta ver que se ha consumido la mayor parte de agua. Hay que tener en cuenta que cuando se enfríe espesará, por lo que no deberemos evaporar la totalidad del agua.
  9. Una vez hayamos conseguido la consistencia deseada, dejamos reposar en la cazuela hasta que la mermelada esté templada y la introducimos en botes limpios, preferentemente pequeños para que cuando abramos uno lo podamos consumir en pocos días.
  10. Tapamos los botes asegurándonos que la tapa queda bien apretada e introducimos los botes en una cazuela alta llena de agua, y hervimos durante 20 minutos. En ese tiempo se habrá hecho el vacío en el bote y podremos guardar nuestra mermelada varios meses en la despensa sin miedo a que se estropee.
Comparte la receta!

Comentarios

comentarios

Categoría: